lunes, 20 de julio de 2009

En Busca del Director Perfecto: von Trier

Este melancólico danés que se masturba en la oscuridad ante las imágenes de la industria del cine, lleva inherente la palabra "polémica" a su nombre (como en esta, nuestra propia comunidad se pudo comprobar en su día).

Quizás Lars von Trier acierte o falle en la elección o planteamiento de algunas de sus películas, pero lo que es seguro es que no deja indiferente a nadie y eso siempre es una buena cualidad. Su peculiar forma de ver la vida, y de llevarla a la pantalla hace que su cine, por norma general de una altísima calidad a nivel técnico y argumental, sea en cierto modo incomprendido y a veces incluso "ninguneado" por detractores (generalmente puritanos que no son capaces de asimilar ciertas licencias a la hora de rodar)

Su extremo perfeccionismo y su excesiva sobriedad a la hora de trabajar, bien han podido causar (y han causado) más de una crisis a los actores que han trabajado con él. Sin embargo, detrás de ese loco psicótico y excéntrico se esconde un humorista socarrón que de vez en cuando sale para reírse de los pequeños detalles ácidos que depara el día a día.

Todo un genio y figura


1 comentario:

Yo mismo dijo...

De estos tres me quedo con Kubrick,
aunque si hay que buscar al director perfecto, apostaría por el gran John Ford.